Adele ha compartido una imagen en Instagram con su mejor amiga para dar voz a su difícil historia tras sufrir psicosis posparto.

La cantante británica habló sobre los problemas que implica la maternidad y como eso puede desembocar en algo mucho peor. Los trastornos mentales son algo muy serio de lo que es necesario hablar de manera que se normalice y nadie tenga miedo de pedir ayuda y eso es lo que hizo Adele al utilizar su Instagram para dar voz a la historia de su mejor amiga, llamado Laura Dockrill.

Adele publicó una foto en esta red social junto a su amiga desde la adolescencia. Laura tuvo al que es el ahijado de Adele hace seis meses y ha contado su historia de crianza para ayudar a otras madres que puedan pasar por su misma situación.

Esta es mi mejor amiga. Hemos sido amigas más tiempo del que no lo hemos sido. Tuvo a mi hermoso ahijado hace 6 meses y fue el mayor desafío de su vida en más de un sentido. Ha escrito el artículo más íntimo, ingenioso, desgarrador sobre su experiencia de convertirse en una nueva mamá y ser diagnosticada con psicosis posparto. Mamás tienen que hablar de cómo se sienten porque en algunos casos podría salvar sus vidas y el de otra persona”.

En su post, Laura explica que tuvo un parto muy duro que pudo desencadenar la enfermedad. Tras esta terrible experiencia su estado de salud empeoró gravemente. No podía comer, su piel palideció, sufría ataques de ansiedad, pensaba en suicidarse y creía constantemente que su bebé iba a morir y que era una madre terrible.

Para superar su enfermedad Laura tuvo que ser ingresada en un hospital durante dos semanas y alejada de su hijo para ser tratada con medicamentos y psicoterapia.

Ahora la amiga fiel de Adele se ve más feliz, segura y fuerte y da gracias a todos su conocidos, especialmente a la cantante, por su ayuda.