La reina del soul, la eterna Aretha Franklin, ha fallecido a los 76 años, dejando un incalculable legado musical que parte desde su poderosa voz.

El publicista de Aretha Franklin ha confirmado a Associated Press que la reina del soul falleció en su casa de Detroit. El domingo comenzaron a circular las informaciones del ingreso de la cantante en un hospital de esa ciudad donde residía. Se hablaba de que su estado de salud era grave y de que se encontraba rodeada de sus familiares y amigos más cercanos, como clara señal de despedida.

En 1967, Aretha grabó el tema “I Never Loved a Man (The Way I Love You)” y logró así su primer número uno en las listas de R&B. La racha continuó con “Baby I Love Youy Natural Woman”, seguidas de “Think, I Say a Little Prayery Chain of Fools” que la consagraron como la nueva gran estrella de los años sesentas.

A lo largo de su carrera, Franklin cantó colaboró con nombres como: George Michael, Ray Charles, Christina Aguilera, Mick Jagger, Annie Lenox y Brian Adams, entre otros.

La diva de Memphis llevaba años luchando contra el cáncer -pese a no haberlo reconocido nunca de forma oficial- y el año pasado anunció que se retiraba definitivamente del mundo del espectáculo. “Este será mi último año. Estaré grabando, pero este será mi último año de conciertos. Esto es todo”, aseguró en una entrevista concedida en 2017. “Me siento muy enriquecida y satisfecha con la procedencia de mi carrera y dónde se encuentra”.

Aretha Franklin comenzó siendo una voz de iglesia, antes de dar el salto a la arena comercial y que, tras 44 nominaciones, 18 Grammy y 75 millones de discos vendidos en todo el mundo, se convirtió en la primera mujer en acceder al Rock and Roll Hall of Fame, un año antes que The Beatles, en 1988.