En 1996 se llevaron a cabo una de las galas más polémicas y recordadas de los Brit Awards, debido a la controvertida performance de Michael Jackson, quien sufrió un sabotage.

En 1996 el movimiento Brit Pop, que encabezaba Oasis, Blur y Pulp estaba en su pico de auge y Jacko fue invitado para actuar en la gala, para tocar su tema “What About Us”, que hablaba del hambre infantil en África y en la coreografía de su show, se lo mostraba como un mesías que venía a darle esperanzas a estos niños hambrientos.

Fue entonces que el cantante de Pulp, Jarvis Cocker, que estaba sentado en primera fila, se subió al escenario y se burló del Rey del Pop.