El festival de música más grande del Paraguay concluyó su primera etapa con el Día 2, donde The Killers fueron el plato principal para el cierre de otra jornada histórica en nuestro país.

Tras un intenso y agitado Día 1 con los Imagine Dragons, y la lluvia que no se quiso perder la fecha de apertura del Asunciónico, la segunda jornada recibió al otoño con una tímida llovizna por la tarde, para luego dejar caer a la noche y así recibir a bandas como: Babasónicos, DJs como: Maleza Fever, Yellow Claw, Galantis y los locales: Anna Chase, María Rehnfeldt, Kchiporros, Mothership, EEEKS y Kita Pena.

 

The Killers comenzó su set con “The Man”, el primer sencillo de su quinto álbum de estudio, ‘Wonderful Wonderful’, el mejor álbum de la banda según nos había dicho el baterista, Ronnie Vanucci, luego llegó el  tema que lanzó al grupo de Las Vegas a la fama internacional: “Somebody Told Me”, del álbum debut ‘Hot Fuss’ (2004), donde Flowers habla sobre una fallida relación con una persona andrógina.

Mas tarde saltaron a su tercera placa ‘Day & Age’ (2008) con su hit de estadio: “Spaceman”, que se acompañó como cántico de hinchada, mientras el frontman se paraba frente a su iluminado sintetizador. Para sorpresa de muchos siguió con “The Way it Was” del álbum ‘Battle Born’ (2012) y esa no sería la única canción que sonó de ese disco.

Tampoco faltaron canciones que salieron de compilados de ‘Grandes Éxitos’ como “Shot At Night”, que fue muy bien recibido por el público más joven, que quizás no participó en la primera visita de The Killers en el 2013.

“Run for Cover”, para seguir promocionando su último trabajo y finalmente la tanda de temas para la nostalgia con: “Jenny Was a Friend of Mine”, “Smile Like You Mean It” y “For Reasons Unknown”, donde tradicionalmente Flowers toma el bajo.

Lluvia de papel picado con el aún más colorido tema “Human”, cuya letra no respeta la gramática, pero que sin dudas es uno de los más bailables de su repertorio, antes de dar paso a la poderosa y emotiva: “A Dustland Fairytale”.

Cuando parecía que no podía salir todo tan perfecto y para que los presentes aterricen ante semejante espectáculo espacial, tocaron el tema “Runaways”, con un Brandon que recorría el escenario para llegar a todos los ángulos de sus seguidores y en un momento de la canción, el mismo se sostiene sobre una columna de luces y se cae del escenario, para que todo el Espacio Idesa se tome de la cabeza.

La banda siguió tocando, pero se notó la preocupación de los músicos, la mayoría de ellos sesionistas, pero Vanucci y compañía confiaron en que su compañero iba a levantarse, para finalizar el tema y así fue, Flowers apareció en las pantallas, subiendo al escenario y el goce de la gente se multiplicó.

Sonó “Read My Mind” para comenzar a despedir la noche, un corte memorable del álbum ‘Sam’s Town’ (2006) y el siempre épico “All those Things That I’ve Done”, para cerrar la primera etapa de su presentación, que para los fanáticos parecía corto porque se disfrutó mucho y se despidieron cantando la frase: “I got soul but i’m not a soldier..”.

Finalmente llegó el momento más peculiar y extravagante de los shows de The Killers, cuando vuelven al escenario y Flowers viste un brillante traje dorado, completo, acompañado de unas gafas oscuras y unos pasos de baile que suman a su status como “la última estrella de rock americana”, que salió de los barrios humildes de Las Vegas, para luego llegar ser una de las fichas más notorias y cotizadas que salieron de la ciudad del pecado.

La canción “Bones” fue muy celebrada, ya que era un tema que no trajeron en el 2013, luego siguieron con “When You Where Young” y el cierre de cortinas tuvo a la canción pop más importante del siglo 21, “Mr. Brightside”, una canción que después de 15 años continúa creciendo y que se considera como la última oda al rock/pop clásico que rompió la brecha generacional, porque llega a todas las edades y en vivo, fue una explosión de sentimientos y de unidad unidad entre todos los presentes del Día 2 del Asunciónico.