Drake lanzó el video que acompaña a la canción “God’s Plan”, perteneciente a su mini EP titulado ‘Scary Hourses’, y para ello, tomó el dinero que su discográfica le presupuestó y se lo donó a los más necesitados, e inclusive, pagó la cuenta de un supermercado, para que el resto saquee los productos.

El clip comienza con una placa que aclara: “El presupuesto que nos dieron para este video es de $996,631. Lo regalamos todo. No se lo digan al sello”.

Todo el dinero fue destinado a escuelas, hospitales y también a gente de los barrios más humildes y golpeados por las tormentas en Miami, en una suerte de asistencialismo, más que una demostración de poder, ya que el dinero no era de Drake, sino de Lil Wayne y su sello Cash Money.

Este es el mismo mecanismo que habían usado los Blink 182 en el 2001, para su video “Rock Show”, solo que en esta ocasión, no hubo un despilfarro de dinero en las calles, ni tampoco una señora de edad se tuvo que rapar la cabeza por un maletín lleno de billetes. Para ese video los Blink habían rifado $500.000.

El rapero canadiense publicó en su cuenta de Instagram, que el video fue lo mejor que haya hecho en toda su carrera:

Mirá el video: