En las redes sociales, el hashtag #FreeLorde se hizo tendencia a nivel global y muchos se preguntaron si la cantante neozelandesa se encontraba en prisión.

Todo comenzó con un artículo publicado por el medio Newshub de Nueva Zelanda, que decía que el Partido Nacional de ese país podría implementar una nueva política que penalizará a los padres de niños que abandonan la escuela con una tarifa de $3,000.

La publicación menciona a Lorde y algunas otras estrellas locales que abandonaron la escuela a temprana edad, señalando que la artista asistió a la Takapuna Grammar School de 2010 a 2013, pero no regresó al año siguiente para completar su secundaria, debido a que se convirtió en una superestrella del pop.

Los fans de Lorde vieron esto como la oportunidad perfecta para engañar a todos en las redes sociales, alegando que la artista se enfrentaba a la cárcel por negarse a pagar la multa de $ 3,000. Y así nació #FreeLorde: