El cantate puertorriqueño, Bad Bunny, ha ofrecido un concierto fuera de serie para todas las personas de Nueva York y lo ha transmitido en directo para sus fans alrededor del mundo.

El conciero fue en La Gran Manzana de New York donde Bud Bunny ofreció un show de aproximadamente dos horas cantando sobre un camión totalmente equipado con luces, altavoces y cámaras.

La policia de la ciudad escoltaba al cantante que interpretó todos sus grandes éxitos, mientras que una pequeña multitud trataba de seguir el vehículo.

Como todo gran concierto también tuvo invitados especiales, como J Balvin y Sech. Al terminar el show, el cantante no dudo en bajar y firmar autógrafos a las personas que se encontraban en el lugar.

Las redes sociales se han llenado de vídeos de transeúntes y fans sorprendidos.