Para celebrar el estreno de su última película, The Irishman, seleccionamos algunas escenas musicalizadas que formaron parte de la carrera del director, Martin Scorsese, cuyo oído y visión cambió la forma en que uno escucha música y ve películas.

El uso de numerosas canciones populares en sus historias representan un distinguido catálogo a través de sus películas y todo comenzó con una osadía suya, que marcó un antes y un después, en lo que conocemos como “banda sonora”.

MEAN STREETS (1973)

En 1973, estrenó ‘Mean Streets’, su ópera prima con actores desconocidos como Harvey Keitel y Robert DeNiro, quien interpreta a ‘Johnny Boy’ y hace una entrada de leyenda con “Jumping Jack Flash” de los Rolling Stones y una fuerte luz roja que anticipa mucha sangre de fondo.

Pero, al comenzar la película se muestra a un Keitel despertando de una pesadilla en su habitación, luego se mira al espejo y vuelve a la cama, al son del retumbante bombo del tema, “Be My Baby” (1963), del grupo vocal femenino The Ronnettes.

El montaje de planos para la caída de la cabeza a la almohada, más la sucesión de imágenes que siguen a la canción y la placa de ‘Mean Streets’, que aparece en pantalla al sonar el coro de uno de los hits más importantes del Siglo XX, convirtieron a Martin Scorsese en el primer VJ y así debutó en primera.

En la cultura pop: El grupo Arctic Monkeys dice en su canción, “Knee Socks”: ‘Like the beginning of ‘Mean Streets’, you could be my baby’.

Pero esto casi no sucede, fue una osadía y ambición de principiante, o en este caso, un principiante trasgresor, cuya lectura musical para sus escenas no eran negociables.

El caso es que “Be my Baby” fue compuesto por el famoso y temido Phil Spector, el super productor más joven y exigente de la industria musical durante los años sesentas, y parte de los setentas, luego de haber mezclado el último álbum de los Beatles: ‘Let it Be’.

En el documental ‘The Agony and the Ecstasy of Phil Spector’ (2009), el viejo Phil cuenta que recibió el llamado de John Lennon en New York y le cuenta sobre la proyección de una película independiente llamada ‘Mean Streets’, en la que suena “Be My Baby” en su openning.

Spector explotó de rabia, porque nunca autorizó su uso y por ello planeaba demandar al recientemente graduado Martin Scorsese. Luego aclaró que fue el propio John Lennon el que lo frenó y le dijo: “Recuerda cuando empezaste y no creo que esto llegue a ser visto por mucha gente”.

GOODFELLAS (1990)

Ya con él éxito y unos 7 millones de dólares después, Martin Scorsese volvió a utilizar otra canción de Phil Spector, esta vez “Then he Kissed Me” (1963) y en su película ‘Goodfellas’ (1990).

El tema era interpretado por The Crystals y suena en aquella toma larga que sigue a los protagonistas, Ray Liotta y Lorrainne Bracco, por la cocina del Copacabana.

Otra fulgurante musicalización se da en esa misma película y en la escena más violenta e importante del guión, cuando el mafioso “Billy Baats” (Frank Vincent), es ultimado a golpes por los personajes de Joe Pesci y Robert DeNiro, mientras suena “Atlantis” de Donovan, que anuncia la inminente caída de los protagonistas y el fin de una era.

Pero la canción por la que todos asocian a ‘Goodfellas’, desde 1990 a esta parte, es la salida de piano de ‘Layla’, tema de Derek and the Dominos, el supergrupo formado por Eric Clapton en 1970.

La misma fue utilizada para el desfile de cadáveres, ligados a la mafia, que fueron encontrados por toda la ciudad de New York, a inicios de los setentas, y es la misma que suena al final de los créditos, luego de la versión que hizo Sid Vicious de “My Way” (1979).

CASINO (1995)

En esta cinta Scorsese retornaba al género gangster, esta vez desde Las Vegas, epicentro de la corrupción y el lavado de dinero de mafiosos, empresarios y políticos, durante la era dorada de la Ciudad del Pecado en los sesentas, hasta que a inicios de los años ochenta todo acabó y ‘The House of the Rising Sun’ de The Animals, sonaba de fondo y nadie quedaba con vida.

THE DEPARTED (2006)

La preferencia de Scorsese hacia las canciones de los Rolling Stones es notable, sobre todo por “Gimme Shelter”, que suena en ‘Goodfellas’, ‘Casino’ y en el arranque de ‘The Departed’, con el monólogo de Jack Nicholson que concluye diciendo: “En este barrio tenés dos opciones, ser un delincuente o ser un policía, pero cuando tenés un arma cargada, ¿cuál es la diferencia?.

Pero no siempre Scorsese utilizó canciones conocidas, también están las que se hicieron célebres gracias a sus escenas, como el “Shipping up to Boston” de Dropkick Murphys, que suena al inicio del segundo acto, el del conflicto de ‘Los Infiltrados’, y los créditos que aclaran que la película ahora empieza de verdad.

Entre sus últimas intervenciones musicales y entre sus historias más contemporáneas, pero siempre ligado al ascenso y caída de sus anti héroes, se encuentra la última canción que suena en ‘Wolf of Wall Street’ (2013).

Se trata de la versión que hizo el grupo alternativo de los noventas, Lemonheads (1992), del clásico de Simon & Garfunkel, “Mrs. Robinson” (1968), para mostrar el fin de las andanzas de Jordan Belfort (Leo DiCaprio), uno de los corredores de bolsa que más gente estafó en los años noventa.