Miley Cyrus lanzó un nuevo tema llamado ‘Nothing breaks like a heart’, que vino acompañado de un provocador video que incluye a sacerdotes en un club de striptease, monjas sosteniendo carteles pro-Miley en la calle, jugadores de fútbol americano arrodillados, niños disparando armas, y termina con Miley posando delante de un auto destrozado como un cristo crucificado.

La canción contó con la producción del DJ y compositor británico Mark Ronson y sobresale por su atención a los detalles visuales y las alusiones a distintos temas sociales punzantes.