Rihanna decidió salir al paso de los comentarios que se hacían sobre su cuerpo en las redes sociales, donde muchos notaron un aumento de peso y también sobre el uso del photoshop en sus fotos.

La cantante de Barbados dio una entrevista a The Cut en la que dijo que no necesita que nadie le diga que ha subido de peso porque ella es la primera que lo nota. “Tengo el placer de tener un físico fluctuante, y eso significa que un día puedo literalmente entrar en ropa muy ceñida y al siguiente necesitar algo oversize. Digamos que cada día presto mucha atención a mi cuerpo y por la mañana elijo la ropa de mi armario pensando en qué va a funcionar mejor”.

La artista dejó claro que no le importa lo que digan de ella y que se siente una mujer segura que no necesita cumplir con los cánones de belleza. Ella no permite que el bodyshaming le afecte sino todo lo contrario. “En serio, me encanta jugar con mi silueta porque lo más importante en la moda es sentirte cómoda con lo que llevas”.

Por otra parte, mientras algunos opinan del cuerpo de Rihanna, ésta tendrá una calle que llevará su nombre, en la capital de Barbados, por motivo de la celebración del 51 aniversario de su independencia.

El próximo 30 de noviembre la calle Westbury New Road en el área de St. Michael, donde nació la estrella de mas grande de ese país, pasará a llamarse Rihanna Drive.